Con el objetivo prinicipal de mantener el equilibrio ecológico en México, garantizar los derechos humanos a un medio ambiente sano para el desarrollo y bienestar de toda persona, y a la responsabilidad generada por el daño y el deterioro ambiental se hace vigente la Nueva Ley Federal de Responsabilidad Ambiental.

La nueva Ley Federal de Responsabilidad Ambiental regula la responsabilidad que nace de los daños ocasionados al ambiente, así como la reparación y compensación de éstos cuando sea exigible a través de los procesos judiciales federales previstos por el artículo 17 constitucional, los mecanismos alternativos de solución de controversias, los procedimientos administrativos y aquellos que correspondan a la comisión de delitos contra el ambiente y la gestión ambiental.

La persona responsable estará obligada a pagar una sanción económica cuando el daño sea ocasionado por un acto u omisión ilícitos dolosos de alguno de estos casos: cualquier acción u omisión relacionada con materiales o residuos peligrosos; el uso u operación de embarcaciones en arrecifes de coral; la realización de las actividades consideradas como Altamente Riesgosas, y aquellos supuestos y conductas previstos por el artículo 1913 del Código Civil Federal.

El monto se determinará en función del daño producido que será accesoria a la reparación o compensación de lo ocasionado al ambiente y consistirá en el pago por un monto equivalente de: trescientos a cincuenta mil días de salario mínimo general vigente en el Distrito Federal, cuando el responsable sea una persona física, y de mil a seiscientos mil días de salario mínimo general vigente, cuando la responsable sea una persona moral.

Por consiguiente, PROFEPA aclara que el régimen de responsabilidad ambiental reconoce que el daño ocasionado al ambiente es independiente del daño patrimonial sufrido por los propietarios de los elementos y recursos naturales y reconoce que el desarrollo nacional sustentable debe considerar los valores económicos, sociales y ambientales.