El Estado de Quintana Roo, al albergar uno de los sistemas de caverna más grande del mundo(Sac Actun y Ox Bel Ha), obliga a que antes de comenzar la construcción de un desarrollo se haga un estudio geológico y geofísico para determinar su viabilidad y mitigar posibles riesgos.

En esta zona de la Riviera Maya el agua tiende a percolar hacia el subsuelo creando topografía kárstica, que se forma a causa de la disolución de rocas calcáreas. Esta topografía se caracteriza por la formación de cavernas subterráneas, cenotes y depresiones cerradas (que van desde formas milimétricas hasta grandes extensiones).

Los estudios geológicos y geofísicos ayudan a identificar las cavernas y ríos subterráneos, donde a través de cartografía podemos ubicar estructuras y fallas geológicas que podrían ser un riesgo para la construcción.

Asimismo, dichos estudios ayudan a garantizar una inversión segura en infraestructura, ya que al advertir futuros problemas evitamos daños que hagan perder por completo el desarrollo o su plusvalía.

Por otra parte, con el uso de nuevas tecnologías, disminuimos los tiempos y aumentando la capacidad de cobertura, puesto que el levantamiento topográfico lo hacemos a través de foto escaneo por dron, con resolución de 1cm.

A su vez,  con el uso de la tecnología podemos crear un modelo 3D del área que le permitirá observar el avance en infraestructura de la obra, generando mayor tranquilidad de los recursos optimizados.