Cada día que pasa, la naturaleza nos exige que controlemos el consumo de sus recursos, y es cuando el bambú toma protagonismo para ponerse de moda y generar conciencia.

El bambú tiene una infinidad de beneficios, retoma a la arquitectura vernácula Colonial de los antepasados y se alinea hoy con la sostenibilidad y ecología para generar una arquitectura contemporánea que suple las necesidades de este nuevo planeta golpeado por la contaminación.

Por ello más de uno en México y Latinoamérica se ha sumado y atrevido a actuar responsablemente, haciendo desarrollos turísticos hoteleros y de vivienda con este material flexible, liviano, económico y sustentable.

¿Cuáles son entonces las principales cinco ventajas de la construcción con Bambú?

  • Bambú crece rápido
    Es la planta con crecimiento más rápido del planeta, hay especies que crecen hasta un metro por día.
  • Bambú es sustentable
    Catalogada dentro de las plantas que mejor procesan el CO2, requiere poca agua y una vez talado crece solo.
  • Bambú es sismo resistente
    Al ser un material muy flexible se convierte en una excelente alternativa de construcción en zonas sísmicas.
  • Bambú es económico
    Tiene bajo costo de reforestación y mantenimiento, y al ser hueco y ligero el valor de transporte disminuye.
  • Bambú es adaptable
    Es una planta que crece en casi cualquier clima, que se procesa de diversas maneras para la creación de todo tipo de productos.